Páginas para mujeres y hombres casados infieles

Mi experiencia en algunas páginas para infieles

Aunque mis primeras andaduras en el marco de la infidelidad se dieron por supuesto de otra manera principalmente por que por aquel entonces las opciones en Internet para las mujeres y hombres casados que deseaban tener una infidelidad eran más bien escasas o se limitaban exclusivamente en salones de chat anónimos en los que te la jugabas si o si por aquello de que tenias siempre la remota posibilidad de quedar o encontrarte con alguna conocida o conocido que se hacía pasar por una mujer, años después en Internet comenzaron a florecer algunas de las primeras páginas especializadas para poner en contacto a casados infieles, con el fin de que pudieran estrechar conexiones y mantener encuentros seguros.

Dicho así, todo parece un camino de rosas ¿verdad? pues sinceramente, mis experiencias en este tipo de páginas han dado para escribir un par de libros sin problemas, pues te puedes llegar a encontrar absolutamente de todo, pero algo en mi interior siempre me ha empujado a darles siempre otra oportunidad y sinceramente, ya he perdido la cuenta de cuantas llevan ya.

Ashley Madison: si no te lo curras no pillas cacho macho

Aunque lo lógico sería comenzar por el principio, creo que es más interesante comenzar ahora mismo por el final de mis experiencias usando este tipo de portales. Hace unos años entro con mucha fuerza en España este portal que muchos de vosotros conoceréis aunque sea de oídas o por las más que llamativas y atrevidas campañas publicitarias que lanzaron en España y en el resto de países de la Unión Europea.

La página parece cutre, huele a cutre y detrás de muchos perfiles nos encontraremos con bots o – supongo yo – con empleados / empleadas que dan rienda suelta a muchas conversaciones infructuosas para mejorar el ratio de ventas de suscripciones o simplemente para mejorar la visión general que puedan llegar a tener sus usuarios ya inscritos. Pero detrás de toda esta morralla, sobretodo inicial destinada principalmente para que termines pagando; se encuentran finalmente muchas mujeres liberales y muchas más que están en una situación sentimental estable y que desean acción de verdad. Obviamente esta página no es una guía erótica ni un portal de anuncios clasificados en el que puedas contratar los servicios de una profesional y, he de reconocer, que mis primeros errores fueron ser excesivamente claro y directo, En Ashley Madison tienes que conquistar chavalote, no como si estuvieras buscando una pareja estable pero si tienes que remar y con fuerza y constancia para establecer conexiones estables con posibles amantes. Las mujeres no esperan, en la gran mayoría de los casos, que seas un patán grosero y directo, pues interpretan que las tratas como si fueran profesionales del mundo del relax. Aunque he conseguido quedar con muchas mujeres en este portal la verdad es que la idea generalizada que corre sobre su funcionamiento no se ajusta a la realidad, si quieres ver algunos consejos muy acertados que yo mismo he aplicado puedes consultar este artículo de opinión en el que se detallan – con mucho acierto la verdad sea dicha – algunas de las máximas ha aplicar en este y en cualquier otro tipo de portales existentes para contactos con mujeres casadas.

Establecer conexiones fructíferas cuesta un poco, la verdad, o sea que tienes que dedicarle un tiempo que quizás no tengas y si no lo tienes sinceramente puede ser una perdida de tiempo total y absoluta pagar una suscripción en este portal y en cualquier otro.

C-Date: lo que podría haber sido y en lo que se quedo

Una de las páginas que me llamaron mucho, pero mucho la atención hace algunos años fue C-Date, un portal destinado a poner en contacto a mujeres y hombres – independientemente de su situación sentimental – que compartieran gustos y preferencias sexuales, o sea una pasada pero el problema con C-Date en España es que no ha tenido la repercusión que ha tenido otros portales como Ashley Madison.

Los formularios para completar la información relativa a nuestros gustos y preferencias son simplemente ideales, se pueden llegar a detallar muchos aspectos de nuestra sexualidad y por consiguiente, posteriormente, se pueden generar listados de chicas o chicos que cumplan con unos criterios muy acotados en lo concerniente a practicas sexuales comunes o en las que nos gustaría experimentar. Por desgracia la falta de repercusión de este portal ha hecho que el mismo pase desapercibido para muchas mujeres casadas infieles o chicas solteras con ganas de pillar cacho y el número de contactos existentes en las principales ciudades Españolas no dan para mucho la verdad.

Mi experiencia en C-Date no ha sido del todo positiva, he de reconocerlo, pero algún que otro contacto ha podido llegar a caer desde que soy miembro, aunque últimamente por mi falta de tiempo y mis constantes viajes de trabajo cada vez lo empleo menos.